“El Santuario terrenal” El ministerio de Cristo en el Antiguo Testamento

EL santuario Terrenal

Autor: Arnulfo De los Santos Ruiz

Éxodo 25:8  “Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos.”

Objetivo: Conocer el ministerio de Cristo y su plan de salvación, a través del santuario terrenal.

Introducción:

Durante todos los tiempos, Dios le dio al hombre la oportunidad de ser salvo, fue un hermoso regalo del cielo, ¡ahora bien! Hay una interrogante aquí, ¿Cómo se salvaba la gente de antes? Yo sé que tienes esa pregunta, sobre todo si no eres adventista del séptimo día, quiero decirles que somos la única religión que profesa la doctrina del santuario, estamos solo en estos, pero aún seguimos con la misma pregunta, ¿Cómo se salvaba la gente del AT? La respuesta está en el santuario y en el sacrificio de Cristo mismo en la cruz del calvario.

viernes-santoNuestros primeros padres tuvieron esa misma luz porque les fue revelado, ¿Qué les fue revelado? la muerte de Cristo en la cruz del calvario. Cuando nuestros primeros padres pecaron el resultado fue la muerte, no había escapatoria de esta maldición tan terrible, “el salario del pecado es la muerte” Pero un rayo de luz atravesó las tinieblas cuando Dios le dijo las siguientes palabras a Satanás: “Esta (la semilla de la mujer) herirá la cabeza, (la cabeza de la serpiente) y tú le herirás el calcañar (parte posterior de la parte del pie)” Estas palabras revelaban el hecho de que, para todos aquellos que mantuviesen la enemistad contra el pecado, que Dios había colocado en sus corazones, existía un camino de escape para la muerte. Ellos vivirían (El Hombre) y Satanás moriría; pero antes que él muriese, osea Satanás, heriría la cabeza de la semilla de la mujer. Esto era necesario para que la muerte de Satanás estuviese efectivamente asegurada, y para que la humanidad escapase de la muerte eterna. [1]

Quiero decirles que antes de que el ser humano fuese colocado en Juicio, el amor del Padre y del Hijos fue suficientes para ofrecerle a este mundo pecador la redención de los pecados, Cristo empeño su propia vida, lo hizo por ti y también por mí, desde que el hombre peco Dios mismo se empeñó en mostrarle al hombre cuál sería su escapatoria, desde que Adán y Eva pecaron fue necesario un sacrificio, (Gen. 3:21) aunque en Génesis está implícito el sacrificio por el pecado de Adán, El relato de los sacrificios de Caín y Abel, narrado en el capítulo siguiente, muestra que los primeros hijos de Adán y Eva estaban bien familiarizados con ese ritual. Por lo tanto Dios dio reglamentos definidos respecto a los sacrificios, era necesario que Dios mismo le hiciera entender al hombre que la paga del pecado era la muerte y alguien tenía que morir, (Rom. 6:23) es por ello el simbolismo de la muerte de un cordero el cual simbolizaba Cristo.

Elena de White dice lo siguiente “El pueblo de Dios debería comprender claramente el asunto del santuario y del juicio investigador. Todos necesitan conocer por sí mismos el ministerio y la obra de su gran Sumo Sacerdote. De otro modo, les será imposible ejercitar la fe tan esencial en nuestros tiempos, o desempeñar el puesto al que Dios los llama. Cada cual tiene un alma que salvar o perder”.[2]

Ya hemos hablado que la muerte de Cristo, es el sacrificio dado una vez para siempre, exacto ya no hay necesidad de ofrecer un cordero (Heb. 10: 10). Que su muerte es suficiente para salvarnos del pecado. Muchos creen que como Cristo ya murió por todos hagas bien o mal de cualquier forma te vas a salvar, quiero que pongas atención a lo siguiente: Después de realizar la obra para la cual había venido a la tierra (Juan 17: 4, 5; 19: 30), Cristo fue “tomado al cielo” (Hech.11), para “salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos” (Heb. 7: 25), hasta que en la segunda venida, aparecerá _”sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan” (Heb. 9: 28). Entre estos dos polos, la cruz y el glorioso regreso del Señor. Que quiero expresar con esto, que Cristo sirve ahora mismo como sacerdote real, ósea de aquel verdadero tabernáculo que levanto el señor, y no el hombre (Heb. 8: 2) para quienes no han entendido esta parte, Cristo es nuestro abogado, un defensor para los que creen en él, ahora que ya está claro, porque creo que todo sabemos cuál es la tarea de un abogado, ¡verdad! Si hay un engañador en este mundo un acusador también tiene que haber un defensor y ese es cristo.

Ministerio sacerdotal AT

El ministerio sacerdotal de nuestro Sumo Sacerdote celestial estaba prefigurado en el sistema de sacrificios del AT, especialmente como se ve en el Santuario hebreo, hecho según un “modelo” que Dios le mostró a Moisés (Éxo. 25: 9) y que señalaba al Santuario celestial. Los servicios del Santuario fueron un libro de texto sobre la salvación. Por esta razón, el estudio del Santuario y sus servicios no solo clarifica el significado de los rituales que se realizaban allí, sino que también arroja luz sobre el ministerio celestial de Cristo.[3]

Durante este estudio vamos a ir caminando hacia lo que era el santuario terrenal y su sistema de sacrificio, antes que nada quiero que ustedes vean cómo se desarrolla este maravilloso sistema en el plan de salvación, es por eso que empezamos hablando del origen del sistema de sacrificio, y como ese sistema de sacrificio se instauro inmediatamente después de la caída.

El sacrificio y los patriarcas

El sistema de sacrificio no solo se instauro después de la caída de Adán, evidentemente podemos constatar que ha seguido una línea entre los patriarcas como medio de adoración, y esto se convierte en algo inseparable, podemos decir que era el lugar de culto, y este era identificado por el altar, creo que todo recordamos que por donde pasaba Abraham era común encontrar un altar, esto también puede ser un rasgo físico del altar familiar, (Gén. 8: 20; 12: 7; 26: 25). En Génesis se mencionan varios sacrificios o actos propiciatorios, pero el holocausto parece haber sido el más común (Gén. 8: 20; 22: 3, 7). Sin embargo, se hace referencia a la libación en 35: 14. El término “sacerdote” se usa por primera vez en 14: 18 para, designar a Melquisedec, rey de Salem, que adoraba al “Dios Altísimo”. Abraham lo reconoció como legítimo sacerdote al darle los diezmos. Como sacerdote, Melquisedec recibió el diezmo y bendijo al patriarca.

En Génesis podemos ver que los sacrificios fueron una parte fundamental de los patriarcas y es que no daría el tiempo de mencionarlos a todos, empezando por nuestros primeros padres Adán y Eva, Caín y Abel, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Mencionando solo los más importantes patriarcas; lo cierto es que cada uno de ellos realizaron sacrificios a Dios con la intención de adorarle, evidentemente conocían lo que esto significaba y que anunciaba la muerte del hijo de Dios en la cruz del calvario, ahora podrás comprender más a fondo que la gente del AT si salvaba, siendo un poco más observadores de las sagradas escrituras nos damos cuenta que el AT está lleno de Cristología, Dios dio la oportunidad a todos de conocer su gran amor y misericordia.

El sistema de sacrificios israelita.

Los sacrificios no solo quedaron con los patriarcas, sino que también el pueblo de Israel los realizo de una manera simpresedente y cuando estoy hablando de una manera simpresedente estoy hablando de que se hacían muchos sacrificios para expiar los pecados del pueblo, algo importan que no podemos dejar de destacar es que el éxodo presenta el santuario israelita como un centro de adoración meditación y sacrificio, también nos muestra como era en si la estructura del santuario terrenal, ósea los muebles y todo con referente aquel singular lugar, no podemos olvidar que nos da luz del sacerdocio en aquel lugar y el papel que desempeñaban en los sacrificio, prácticamente podemos decir que eran los mediadores entre el pueblo de Israel y Dios.

Antes de empezar hablar de lo que implica el santuario terrenal ósea el modelo dado por Dios a Moisés y su estructura (Heb. 8: 5) tenemos que entender que el NT nos da la confirmación de la valides de este santuario, y también nos da una luz del santuario celestial (Heb. 9: 11,14) donde cristo ministra, no con sangre de machos cabríos, ni de becerros, sino con su propia sangre y consiguió la eterna redención.

“Cristo, nuestro gran Sumo Sacerdote, es el “ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre”. Hebreos 9:9, 23; 8:2. Cuando en visión se le mostró al apóstol Juan el templo de Dios que está en el cielo, vio que allí “ardían siete lámparas de fuego”. Vio también a un ángel que tenía “un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono”. [4]

TIPO ANTITIPO
Heb. 8:1,5 Apoc. 11:19
El santuario terrestre era una sombra del santuario celeste Existe un santuario en el cielo
Heb. 9:1,3 Heb. 9: 24
El santuario terrestre tiene dos compartimiento Al santuario celeste

En este cuadro podemos ver el tipo del anticipo, lo que era el santuario terrenal y lo que es el santuario celestial, evidentemente Dios le dio una luz tanto a los patriarcas como al pueblo de Israel, y les mostro el significado de lo que era el santuario y sus simbolismos, y lo que representaba para el plan de salvación de la raza humana caída ósea nosotros. Como escritor quiero decirles algo que quizás valla a pesar sobre nosotros, y lo expreso con la autoridad de la Biblia (Heb. 10:26) “si después de haber recibido conocimiento de la verdad, pecamos voluntariamente, ya no queda más sacrificio por los pecado, sino una horrenda espera del juicio y del furor de fuego que ha de devorar a los adversarios” RV60.

“Apocalipsis 4:5; 8:3. Se le permitió al profeta contemplar el Lugar Santo del Santuario celestial; y vio que allí “ardían siete lámparas de fuego” y “el altar de oro”, representados por el candelero de oro y el altar del incienso o perfume en el Santuario terrenal. Nuevamente “el templo de Dios fue abierto en el cielo”, y vio el Lugar Santísimo detrás del velo interior. Allí contempló “el arca de su pacto” (Apocalipsis 11:19), representada por el arca sagrada construida por Moisés para contener la ley de Dios”.[5]

El santuario israelita.

Hasta aquí ya hemos hablado acerca del santuario terrenal, lo que significa, y también hemos dado unas pinceladas al sistema de sacrificio aunque aún no hemos llegado al meollo del asunto, ahora analizaremos el santuario terrenal, y todo lo que su infraestructura implica, no todo lo que estaba allí, estaba por casualidad, los utensilios del altar tenían un propósito un significado, así como el sistema sacerdotal y los sacrificios.

Atrio

Parte exterior de 100 codos de longitud por 50 codos de anchura, que rodeaba el edificio o tabernáculo y en el que se encontraba la fuente de bronce y el altar de los sacrificios.

El Altar de Bronce (Éxodo 27:1-8)

Es el primer objeto que se encontraba al entrar al atrio. Sus dimensiones eran: 5x5x3 codos, de manera que era cuadrada, símbolo que recuerda el alcance universal del Sacrificio de la Cruz (4 vientos, 4 puntos cardinales, etc.). El altar es una figura de Cristo (madera de acacia, o de Sittim), pero de Cristo como objeto de juicio de Dios sobre el pecado (bronce) (ver Números 16:36-40).

La finalidad esencial del altar era la de ser el lugar donde se ofrecía los sacrificios y se vertía la sangre, la única que hacía expiación sobre el altar por las almas (Levítico 17:11; ver también Hebreos 9:22: “Sin derramamiento de sangre no se hace remisión). El altar nos habla de Cristo; los sacrificios nos hablan de Cristo, el sacerdote nos habla de Cristo. El conjunto de lo que sucedía en el altar nos presenta la cruz. Dos verdades fundamentales se desprenden del altar de bronce y de los sacrificios que eran ofrecidos en él.

  1. La necesidad de la sangre para quitar el pecado. Esta verdad es puesta en evidencia desde Génesis hasta Apocalipsis: “La paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23
  2. La doctrina esencial de la sustitución: según el pensamiento de Dios, una víctima sin defecto ya que representaba a Cristo.
  3. Tras el pecado Dios interviene por medio de su Espíritu para producir en él, ese sentimiento de culpabilidad. ¿Qué debe hacer entonces? El israelita debía: “traer su ofrenda” una cabra o un cordero sin defecto (v. 28,32). No bastaba saber como debía proceder para que el pecado fuese perdonado, sino que era preciso traer efectivamente una ofrenda: Ir a buscar en su rebaño un animal sin defecto y atravesar todo el campamento para conducirlo hasta la puerta del atrio para llevarlo al altar.
  4. Llegado ahí, el israelita debía poner su mano sobre la cabeza del sacrificio, colocando así sobre esta víctima inocente y sin defecto, el pecado del cual se había reconocido culpable. Luego, él mismo debía degollar la víctima. A si es, mismo debía degollarla (1 Ped. 1: 19).
  5. El Sacerdote tomaba la sangre de la víctima, la ponía sobre los cuernos del altar y vertía el resto al pie del altar; luego quemaba la grasa y hacía propiciación por el culpable. Este sacerdote nos habla de Cristo, quien lo hizo todo por la purificación del pecador. La Fuente de Bronce, cuyas dimensiones no nos han sido dadas, estaba situada entre el altar de Bronce y el Tabernáculo. No servía para ofrecer sacrificios, sino para lavarse en ella, lo que Aarón y sus hijos debían hacer cada vez que entraban al altar para ofrecer un sacrificio.

santuarioterrenal

  1. 2. La Fuente de Bronce (Exodo 30:17-21; 38:8)

Aunque somos lavados en la sangre de Cristo, es posible ensuciarnos otra vez. Juan 13 Jesús mismo nos muestra el significado de la fuente.

  • A la Santa Cena, Jesús lavó los pies de sus discípulos. En aquel tiempo, Jesús explicó a Pedro que si nosotros no somos lavados, el contacto con el mundo nos contamina. Es por esta razón que Jesús lavó los pies de sus discípulos.
  • Cada tiempo cuando los sacerdotes entraron  en el tabernáculo para servir a Dios, siempre fue necesario por ellos lavarse antes de su servicio. Nosotros también necesitamos lavarnos, cada vez que entramos para servir a Dios.
  • La fuente está lleno de agua. En la biblia, el agua simbolisa la Palabra de Dios. Nosotros necesitamos ser lavados continuamente con la Palabra de Dios.
  • La sangre de Jesús nos lava de nuestros pecados.

La Fuente de Bronce había sido hecha con los espejos de las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión (Exodo 38:8). Ello configura una doble enseñanza:

  • Los espejos nos hablan, según Santiago 1:23, de la Palabra de Dios, la cual pone en evidencia nuestras faltas, la suciedad de nuestros pies.
  • Las mujeres que se allegaban al Tabernáculo de Reunión con aquellos que buscaban a Jehová (Exodo 33:7) tenían un corazón dispuesto para Él. Como gozaban de su Presencia, les fue fácil abandonar gozosamente por el Señor lo que precedentemente era objeto de vanidad.

El Lugar Santo

Este lugar es el lugar de servicio a Dios. Los tres objetos en el lugar santo simbolizan nuestro servicio a Dios. Sin servicio, nuestro valor a Dios es limitado. La primera cosa que esto nos dice es que nuestro servicio a Dios es santo, no es “normal u ordinario” (en la manera del mundo), es santo.

  1. La Mesa de los Panes de la Proposición (Exodo 25:23-30; Levítico 24:5-9)

Una mesa, de pequeñas dimensiones (2 codos de largo, 1 codo de ancho y ½ codo de alto) era de madera de acacia (o de Sittim), cubierta con una lámina de oro puro. Era, evidentemente, una figura de Cristo llevando a su pueblo ante Dios.

  • Esta mesa sostiene el pan de Dios. Otro nombre por este pan es “el pan de su presencia.” Durante dos mil años, esta mesa sostenía la Cena del Señor (pan y vino) esperando por Jesús para venir para celebrar esta cena de pacto con sus discípulos.
  • Cada día, se substituya el pan de ayer por un nuevo pan fresco de hoy. Esto es un símbolo que las cosas de Dios son siempre nuevas. Cada día, Dios tiene nuevas revelaciones por nosotros. Cada día, la misericordia de Dios es nueva. Cada día, el amor de Dios es nuevo por nosotros. También cada día, Dios desea renovar su pacto con nosotros.
  • Esta mesa es un codo de longitud, dos codos de anchura y un codo y media de alto. Uno simboliza unidad, dos simboliza compañerismo. ¿Pero qué significa uno y medio? No hay lugar en la biblia donde hubo partes de números. Pero, uno y medio es el mismo que tres medios. El número tres simboliza la trinidad. Por tanto, esta mesa es un recordatorio que el compañerismo con Jesús es el mismo que el compañerismo con la trinidad. Es imposible separar Jesús de las otras partes de la deidad. 90’¿
  1. El Candelero (Éxodo 25:31-40; Levítico 24:1-4; Números 8:1-4).

Esto es un símbolo de la luz de Dios en nuestras vidas. En el libro de Apocalipsis, Juan escribió que el vio a Jesús en el centro de siete candeleros que representan las siete Espíritus de Dios.

  • También este es un símbolo de nosotros, la luz del mundo. Jesús dice en tres evangelios que nosotros somos la luz del mundo. Una parte de nuestro servicio es ser una luz. ¿Cuál luz? La luz de Jesús brillando en nuestras vidas. Nosotros necesitamos brillar con nuestras acciones, amor y virtud para ser diferente del mundo. Necesitamos también mostrar al mundo el carácter de Jesús, y llevar la gloria de Dios en cada lugar donde andamos.
  • Este candelero está hecho de oro. En la biblia, el oro simboliza la divinidad de Dios. Nuestro servicio a Dios es como luz; sin Dios en nosotros nuestro servicio no tiene ningún valor.
  • Muchas personas piensan que este candelero es muy grande. Pero, la biblia dice que está hecho de un talento de oro. El oro es muy pesado, por consiguiente es imposible que es muy grande. Probablemente, este candelero era apróximamente un metro de alto.
  • Hay siete flamas en este candelero. El número siete simboliza perfección o realización. En este caso, dice que nuestro servicio necesita ser completo. No es suficiente hacer solamente una parte del servicio. Para hacer una parte y no todo es pecado. Dios demanda la obediencia total.
  • Jesús vino al mundo para proveer una luz en nosotros y por nosotros. Sin esta luz, es imposible que uno descubra el amor de Dios.
  1. El Altar de Oro (Exodo 30:1-10)

El Altar de Oro era de dimensiones mucho más reducidas que el Altar de Bronce, o sea un codo de ancho, un codo de largo (cuadrado) y dos codos de alto. Era de madera de Acacia cubierta de oro puro y nos habla esencialmente de Cristo. Ubicado frente al velo (v.6), esta legítimamente ligado al Arca y al Propiciatorio.

  1. En el Altar de Oro el sacerdote ofrecía el perfume, mientras afuera el pueblo oraba (Lucas 1:9-10). Es una hermosa figura del Señor Jesús que presenta a Dios las oraciones de su pueblo, ya sea como intercesión, ya sea como adoración (Apocalipsis 8:3-4).
  2. En el Altar de Oro, el Sumo Sacerdote intercede por el pueblo, tal como Cristo en Juan 17, Hebreos 7:25 y Romanos 8:34.
  3. Con Jesús, nosotros tenemos el derecho para orar y adorar a Dios. Sin Jesús, la única oración que Dios oye es la oracion de arrepentimiento cuando aceptamos a Jesús por nuestro  Señor y Salvador.

El Lugar Santísimo

El lugar santísimo es el lugar de la presencia de Dios. Solamente cuando nosotros somos salvos y santificados y servimos a Él, que es posible entrar en su presencia. Nosotros necesitamos cada acción que es asociada con cada artículo en nuestras vidas para prepararnos para entrar en la presencia del Señor.

  1. El Arca (Exodo 25:10-22)

El Arca tenía 2 ½ codos de largo, 1 ½ de ancho, 1 ½ de alto, estaba hecha de madera de acacia y de oro puro.

El arca, fue el lugar de privilegio donde Dios escogió manifestar su presencia, perpetua en medio de su pueblo (Exo. 25: 21-22), y en cierto sentido también fue la sede del trono de Dios (1 Sam. 4: 3-7) o su estrado (1 Crón. 28: 2). Tenía que ser un testimonio continuo e invariable de su presencia diaria (Exo. 33) con nosotros. Es que debía ser un símbolo de que Dios estuvo y está “con nosotros” en Aquel que es Emanuel (Mat. l: 21-23).

Tres objetos dentro del arca del pacto:

  • La ley de Dios. En hebreo la palabra por ley es “tora.” Este simboliza la santidad de Dios. Necesitamos andar en obediencia a Él.
  • Un vaso de maná. Esto simboliza la provisión de Dios.
  • La vara de Aarón. Esto simboliza el poder y la unción de Dios.
  • Sobre el arca es la “silla de misericordia” de oro puro. En ambos lados hay ángeles junto con el propiciatorio formaban una sola pieza. Estos ángeles forman una parte de la silla. Esto es el trono de Dios. En el Antiguo Testamento, el fuego de Dios habitó en este lugar.

Recapitulación:

  1. En la puerta del atrio se reconoce la necesidad de salvación. La justicia humana es como “trapo de inmundicia” (lsa. 64: 6).
  2. En el altar de los holocaustos, el “Cordero de Dios” (Juan 1: 29), Cristo Jesús, es ofrecido en sacrificio cruento e inmolado por todos nosotros. La justicia de Cristo nos es imputada.
  3. En el lavacro hay limpieza y purificación. Se nos imparte ¡ajusticia de Cristo en el largo y penoso proceso de la santificación (Heb. 12: 6-11).
  4. En el altar del incienso hay intercesión continua. Jesús vive siempre para interceder por nosotros (Heb. 7: 24-25).
  5. En la mesa de los panes hay comunión con Dios y con nuestros hermanos. Cristo es el “pan de la vida” que nos alimenta (1 Cor. 10: 16-17).
  6. En el candelabro de oro tenemos la unión de la vida y la luz, y el Espíritu Santo testifica en favor de Cristo por medio de la iglesia (Mat. 5: 14-16).
  7. En el arca del pacto la justicia y la misericordia se encuentran en Cristo. Si dejamos que su sangre nos limpie y vivimos en la obediencia, algún día veremos al Señor cara a cara (Apoc. 22: 3-4).[6]

Biografía

[1] Stephen N. Haskell, La cruz y su sombra. 4

[2] Elena de White, El evangelismo (Asociación Publicadora Interamericana: Miami Florida 1994), 165.

[3] Ángel Manuel Rodrigues Teología Tomo IV 1ra edición (Asociación Publicadora Interamericana: EEUU, 2006), 96.

[4] Elena de White, Cristo y su santuario (Asociación publicadora Interamericana: Miami, 2008), 38-39.

[5] Ibíd.

[6] Salim Japas, Cristo en el santuario (Miami: Asociación Publicadora Interamericana, 1980), 33.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: