“El cumpleaño de Dios” tienes que leerlo.

Autor: Arnulfo De los Santos Ruiz

 El cumpleaño de Dios

Antes de empezar a leer este sermón que de seguro cambiara tu perspectiva del día en que Dios cumplio año, te invito a ver el siguiente video.


Texto: levíticos 23:3

El Sábado como verdadero día de reposo

Objetivo: conocer el origen del día de reposo dado por Dios, estudiar más a fondo lo que significa guardar el sábado.

Yo creo que a todos nos gustan los días especiales, a mí por ejemplo, me gusta mi cumpleaño, yo disfruto ese día porque me siento festejado, mis amigos me felicitan, me traen regalos, y se gozan con migo por un año más de vida, es un día especial que no cambio por nada, de hecho el día que no se me festeja me siento triste, creo que a todos nos ha pasado. Cuando mi hermana mayor cumplió los XV mis padres se prepararon para aquel gran día, con 6 meses de anticipación, saben hay algo peculiar en las fiestas y es la comida, ¿quieres comer rico? Ve a algún cumpleaño. Alguna vez te has preguntado ¿Por qué es tan importante la fecha de tu cumpleaño? ¿Sabes dónde se originó? ¿Porque lo festejas cada año y no cada 5 año? ¿Por qué tu familia se prepara con tiempo para festejarte? Esas respuestas son muy simple, primero: lo festejamos cada año porque nos gustan las fiestas y porque no puedes nacer dos veces en dos fechas diferentes; segundo: se originó porque mis padres se pusieron creativos, por así decirlo, aunque fue Dios quien me cuido en al claustro materno, evidentemente esa creación tenía que tener un día especial; tercero: mis padres tuvieron que preparase con tiempo para que en el día que yo nacieran todo fuera glorioso, y no tuvieran que andar comprando pañales en pleno parto; cuarto: cada año recuerdas tu nacimiento. Ahora si ya te diste cuenta porque es importante tu cumpleaño.

Hoy te quiero hablar de un día muy importante. ¡Así es! Un día incluso más importante que nuestros cumpleaños, un día muy especial, y se debe de gozar mejor que el año nuevo. Ese día es el ¡SÁBADO!, es un maravilloso y glorioso día, porque el festejado es Dios mismo.

Cita bíblica: levítico 23: 3

Seis días se trabajará, más el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún trabajo haréis; día de reposo es de Jehová en dondequiera que habitéis”.

SIGNIFICADO

Al estudiar levítico 23: 3, nos damos cuenta de la importancia de guardar el día de reposo, no tan solo para el pueblo de Israel sino también para nosotros en este tiempo. ¿pero? ¿Qué significa reposo? ¿Cómo tu estas guardando ese día de reposos en tu vida?

La palabra reposo viene de la palabra hebrea, שַׁבָּת shabbat significa “cesación” o “reposo” “sábado especial” “celebrar” y designa el séptimo día de la semana “shabat” aparece casi en toda la Biblia. Fue un día santo ordenado por Dios para Israel y para toda la humanidad para cesar del trabajo ordinario.[1]

Todos necesitamos ese día especial en nuestras vidas, después de una semana tan cargada llena de actividades es necesario tener un día de reposo. En Marcos 2:27 nos dice que el sábado fue hechos por causa del hombre y no el hombre por causa del sábado. Dios aparte de darnos un sábado para que lo adorásemos, también pensó en nosotros, en nuestro bienestar físico, cuantas personas viven estrazadas en el mundo trabajando afanosamente sin descansar, si tan solo obedecieran este mandato de Dios. está comprobado científicamente que el descanso favorece la salud.

Dios no te pidió toda la semana para que le adorases, Dios solo te pide un día, el séptimo día de la semana “shabbat” claro no te olvidaras de Dios los demás días, él quiere que tu vengas a él y le adores con gozo con regocijo, que te gloríes en él. Porque finalmente ese el propósito de “shabbat”.

SU ORIGEN (Génesis 2:2-3)

El versículo nos dice que Dios termino de crear los cielos y la tierra y todo lo que hay en ella, pero el séptimo día, Dios reposo, lo santifico y lo bendijo. Aquí se confirma el relato de la creación. El día séptimo es la culminación de la creación, Dios cesó de su actividad creadora. “la Creación indica una satisfacción por lo creado y la confirmación de una relación especial y permanente entre Dios y su creación. Al reposar, bendecir y santificar el día, Dios establece una relación de cuidado y sustento con su creación”.[2]

Ilustración:

Imagina un artista pintando una obra de arte y cuando por fin la termina este se siente satisfecho gozoso de la obra que ha hechos, y cuando escucha a los críticos decir “¡wow! Es una obra maestra”. Ahora imagínate a Dios después de haber creado todas las cosas seguro que fue una obra extremadamente maravillosa, Ese es el sentido de la expresión hebrea “meód” algo muy bueno, o simplemente bueno en gran manera, así que es digna de ser recordada.[3]

Cuando fuimos concebidos en el vientre de nuestra madre Dios nos cuidó y nos formó por nueve meses, observa al hermano que está a tu lado, contémplalo por un segundo, ahora te estas dando cuenta que somos obras creadas por Dios, somos perfectos terrenalmente hablando.

Tu cumpleaño no es cualquier día, es el recordatorio del nacimiento de un ser creado a imagen de Dios, hay que darle alabanza por su creación, Dios es el artista por excelencia, después de la culminación de su creación, mira y ve lo creado con satisfacción. Es necesario que el hombre recuerde al artista de esta obra tan hermosa, es por eso que nos dejó el “shabat” y lo santifico la palabra aquí es: “kadosh” que indica separar para cumplir con un propósito o tarea. Así el día séptimo es apartado por el Señor para reposar o descansar o sencillamente dejar de trabajar. [4]

Señor no descansó por fatiga física, mental o emocional, él, como Señor del tiempo decide apartar un cierto “día” para su reposo. La implicación para el ser humano es doble: por un lado, apartar un día para la renovación de sus fuerzas, y por otro, imitar el ejemplo del Señor quien tiene razones últimas para hacer lo que hace y ordenar lo que ordena. Los que no siguen este ejemplo enferman y mueren sin llegar a desarrollar todo lo que pudieron ser.[5]

El sábado que hoy guardamos no es nada menos, que una extensión del sábado que Dios Guardo, fue el nacimiento de una creación, y por lo tanto debemos recordar que somos criaturas hechas a la imagen de Dios.

DÍA CONSAGRADO A DIOS (Éxodo 20:8-1)

Algunos escritores afirman de que el sábado fue dado por primera vez en el Sinaí pero no hay bases para afirmar esto, pues como ya hemos visto el día de reposos se originó desde la creación, fue Dios quien lo dejo para beneficio del hombre.

Elena de White nos dice que Cuando fue pronunciada la ley, el Señor, el Creador del cielo y de la tierra, estuvo al lado de su Hijo, rodeado por el fuego y el humo del monte. No fue aquí donde la ley fue dada primero sino que fue proclamada para que los hijos de Israel, cuyas ideas se habían vuelto confusas en su relación con los idólatras de Egipto, pudieran recordar sus términos y entender lo que constituye el verdadero culto de Jehová. (ST 15-10-1896).

En los diez mandamientos dado por Dios, al pueblo de Israel incluyo el cuarto mandamiento guardar su día de reposo, séptimo día “shabbat”. Este día de reposo no fue dado por primera vez en el Sinaí, sino que fue instituido por Dios al terminar su obra creadora, nuestros primeros padres conocieron esta ley. Cuando fueron creados, Adán y Eva tenían un conocimiento de la ley de Dios. Estaba impresa en sus corazones y entendían lo que exigía de ellos. [6] Recordatorio de la liberación de la esclavitud. Deut. 5:15. Toda acción de Dios en nuestro beneficio constituye una razón por la cual debiéramos “recordar”, es decir, reflexionar en cuanto a su amor y cuidado benéfico, y reconocerlo y apreciarlo. El propósito de Dios, es que en el día sábado se deje de lado todo lo que interfiera con la comunión directa y personal entre la criatura y su Creador. El sábado es el día en que tenemos el feliz privilegio de conocer mejor a nuestro Padre celestial, puesto que conocer al Dios verdadero es tener vida eterna (Joh_17:3). Conocer a Dios es amarle (1Jo_4:8), es honrarle y apreciar las evidencias de su bondad paternal (Rom_1:21). [7]

El sábado fue un regalo de Dios para Israel. De acuerdo con Éxodo 20:11, Israel debía observar un día de reposo cada semana con objeto de conmemorar la creación de Dios en seis días y su reposo en el séptimo.[8] La liberación de los israelitas de Egipto constituía una razón adicional para que ellos reverenciaran el sábado, pero las mismas palabras del cuarto mandamiento señalan el origen del sábado en la creación (Exo_20:8-11) como la razón de la orden de guardar el día de reposo y santificarlo. Donde quiera que ellos irían debían guardar el sábado como recordatorios de la gracia de Dios, se debía hacer santa convocación a Jehová. Lev 23:3. Ahora bien el día de la liberación de Egipto debía ser una fecha gloriosa, pues el Dios de Israel con sus manos poderosas los había librado, habiendo vencido los dioses egipcios, y librándolos de la esclavitud, que mejor que recordar esa fecha de liberación festejándola el día sábado, el día que Dios los creo.

Prácticamente era una razón adicional para para reverenciar el “shabbat” el día de reposo dado por Dios desde la creación. El día de reposo es día especial, y también para los israelitas los fue, así como los cumpleaños, Dios había hecho un pacto con el pueblo de Israel, y este debía cumplir, (Ex.31:16,17). Habían ciertas Actividades que no se podían realizar en sábado puesto que el sábado es el día consagrado a Jehová, y nosotros como adventista creemos en él, y lo guardamos, evitamos hacer cualquier obra que viole este día santo. Examinemos algunas cosas prohibidas en el día sábado.

No se podía hacer ninguna obra. La comida se preparaba el día anterior. Éxodo 35:2-3. Aún el recoger la leña era considerada como una transgresión o violación a la Ley. Núm. 15:32-36. Era prohibido llevar cargas. Jeremías 17:21-22. No se viajaba en sábado. Éxodo 16:29. No se permitía hacer negocio. Nehemías 13:15, 19-20. Estoy completamente seguro que nosotros evitamos todas estas actividades en sábado por así decirlo, siempre tenemos esa voz en el oído que nos dice esto no está bien, es el Espíritu Santo, te está guardando de no transgredir el día santo de Dios.

Ilustración.

Cuando era pequeño, mi mama, me aconsejaba mucho acerca de cómo guardar el sábado, de hecho recuerdo que ella empezaba los preparativos desde el jueves por la tarde, ese día seleccionaba y planchaba la ropa que llevaríamos a la iglesia, así que seleccionaba mi ropa y la ropa de mis hermanas, el viernes preparaba los alimentos que comeríamos el sábado, casi siempre eran alimentos que se podían recalentar, como olvidar aquellos tamalitos de frijoles o chipilín (contexto Mexicano). Yo aprendí que el sábado era un día glorioso y que por nada del mundo se debía trasgredir. He crecido y gracias a Dios cuando he tenida pruebas con el sábado he resistido. Todavía recuerdo aquella vez que fui a pedir trabajo, me hicieron tres preguntas directas. ¿Quieres saberlas?

Cruzando un poco al N.T. El judaísmo asume el sábado, usando el término hebreo o arameo en Palestina, y el término griego “σάββατον” Para el sábado se usa también “séptimo día”. El verbo “σαββατίζειν” figura con el significado de guardar el sábado.[9]

En N.T. podemos estudiar como los fariseos habían puesto cargas al día de reposo,

Los rabinos dan listas aún más detalladas de lo que está prohibido, en total cuarenta tareas menos una. Entre estas tareas están el arar, el trillar, el coser, el cazar, el escribir, el transportar, el cabalgar, el trepar árboles, el juzgar. La casuística fija lo que es permisible, p. ej. transportar objetos pequeños, transportar por distancias ínfimas, o transportar cargas compartidas. De ese modo se coloca una valla en torno a la ley.[10]

Los Jubileos y el Documento de Damasco. El libro de los Jubileos enumera actividades que están prohibidas en sábado bajo pena de muerte, p. ej. preparar alimentos, sacar agua, llevar y transportar cosas. El Documento de Damasco restringe los viajes, y prohíbe rescatar el ganado que cae en precipicios, conducir el ganado, y hacer sacrificios fuera del holocausto.[11]

Dios dejo que el sábado fuera una bendición, no una carga, y su observancia responde al provecho del hombre y no a su perjuicio. Fue dispuesto para aumentar su felicidad y no para que le resultara penoso.

Guardar el sábado no consiste esencialmente en la minuciosa observancia de ciertas ceremonias y en abstenerse de ciertos afanes.

¿Qué tipo de sábado está guardado tú? Dios quiere que nos deleitemos en su sábado, Dios no quiere que hagamos del sábado una carga, si el sábado es para ti una carga es preferible no guardarlo, estarías mejor trabajando por lo menos obtienes ganancias, las personas del mundo lo hacen.

No pierdas el espíritu de Dios pensando que el sábado en una carga, que ni siquiera pase por nuestros pensamiento o nuestras conversaciones,

“Tan sólo cuando se practica el aspecto positivo de guardar el sábado, se puede esperar obtener de la observancia de ese día el beneficio dispuesto por un Creador sabio y amante (Isa_58:13)”.[12]

¿CÓMO DEBE SER EL DÍA DE REPOSO?

(Isaías 58:13,14.) “Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras”

La obra de restauración debe comenzar con un reavivamiento de la verdadera observancia del sábado, cuya esencia es la comunión con Dios, y la conmemoración de su poder creador y redentor en el día que él mismo santificó.

El sábado debe ser delicia santa, debe de ser gozo en nuestros corazones, el sábado es para hacer el bien a los demás, (Mr. 3:1,5) (Mr.3:4) Cristo lo hizo sanando a los enfermos.

  • ¿Cómo se dice sábado en hebreo? la palabra שַׁבָּת va más allá del pueblo de Israel.
  • puesto que se originó en la creación y es dado por Dios (Gén 2:1).
  • Cristo confirmo la observancia del sábado (Mat:5,17)
  • Cristo se hizo llamar el señor del sábado, (Marcos 2:27,28).
  • Jesús guardo el sábado (Lc. 4:16).
  • La iglesia primitiva lo guardo (Lc.4:16)
  • El sábado perdurara para siempre (Isaías 6:23)

Ilustración:

Estando sentado frente a la persona que me va a entrevistar para el trabajo. Me hizo tres preguntas, la primera: ¿A qué religión perteneces?  Automáticamente la mujer me dijo eres de los que no trabajan en sábado… ¿Por qué tú no trabajas el sábado? Porque creo su palabra y quiero ser fiel a ella, creo en que fuimos creados por él, en 6 días creo Dios los cielos y la tierra más el séptimo día es de reposos para Jehová nuestro Dios ¿Qué beneficio obtienes? Obtengo 2 beneficios tanto físico como espiritual, porque ese día, también fue dejado por Dios para reparar nuestras fuerzas del estrés semanal, usted también podría ser parte de gozo que yo vivo. La respuesta de aquella mujer fue: queda usted contratado, no se preocupe por el sábado, nosotros hacemos los arreglos pertinentes.

Recapitulación

  • El sábado fue dado por Dios después de haber terminado su obra maestra en la creación.
  • La palabra sábado del hebreo “shabat” que significa “reposar”, “abstenerse de trabajo”.
  • Fue dado al pueblo de Israel para recordar que fueron creados por él.
  • El sábado es un día de gozo y debemos gloriarnos en él, y en la obra creadora de Dios.
  • Cristo confirmo el día de reposo aquí en la tierra, Cristo los guardo he hizo el bien en él.
  • El sábado perdurara para siempre porque Dios así lo prometió en (Isaías 6:23).

Conclusión llamado.

Mi invitación es que tú te deleites en el sábado que el Creador te dio, que reconozcas que fue por causa nuestra, que sin el sábado no podemos tener las bendiciones que Dios nos promete, ¿quieres tu comprometerte hoy con Dios y hacer del sábado una delicia santa? Si es así deja que él entre hoy en tu corazón. Si en algún momento lo violaste el “shabbat” haciendo trabajos del mundo, si en algún momento lo sentiste como una carga, hoy es el día para renovar ese voto y pedirle perdón. Cristo cada sábado quiere renovar su sábado contigo, y lo ara también por la eternidad.

 

Referencias

[1] LBLA Indice De Topicos, electronic ed. (La Habra, CA: Foundation Publications, 2000).

[2] Daniel Carro, José Tomás Poe, Comentario Bíblico Mundo Hispano Génesis, 1. ed. (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 1993), 51.

[3] Warren Baker, The Complete Word Study Dictionary, Old Testament (Chattanooga, TN: AMG Publishers, 2003). 558-59.

[4] Baker, 980.

[5] Carro, Poe, 52.

[6] Elena de White Patriarcas y Profetas (Miami Fl: Asociación publicadora Interamericana, 2008), 23.

[7] CBA Tomo I, Dut. 15.

[8] John F. Walvoord and Roy B. Zuck, El Conocimiento Bíblico, Un Comentario Expositivo (Puebla, México: Ediciones Las Américas, A.C., 1999), 30.

[9] Gerhard Kittel, Compendio Del Diccionario Teológico Del Nuevo Testamento (Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 2002). 968.

[10] Kittel, 969.

[11] Ibíd.

[12] CBA, 576.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: